Cerrar
ANTICIPO DE TRIUNFO

ANTICIPO DE TRIUNFO

febrero 26, 2018242Views

Reflexión 

A partir de San Marcos 9,1-9.

 

Jesús sube a Jerusalén, a la ciudad que asesina a los profetas. Sólo hace seis días  que anunció su pasión y muerte y que reprendió severamente a Pedro, que trataba de  apartarle de su camino. Ahora toma consigo a los tres discípulos que serán testigos más  tarde de su agonía en Getsemaní, y sube con ellos a la montaña para manifestarles la  gloria que esconde en su humanidad. Es un momento solemne. Aparecen con él Elías y  Moisés, la ley y los profetas. Pedro toma la palabra y dice: “Maestro, ¡Qué bien se está  aquí! Vamos a hacer tres chozas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías”. Pero no  sabe lo que dice. La respuesta del cielo no se hace esperar: Este es mi Hijo amado;  escuchadle”. El Padre da testimonio de Cristo. Es el Hijo de Dios, el amado, es el Hijo que  el Padre entrega a la muerte por amor a los hombres. Es el Hijo obediente hasta la muerte y  muerte de cruz. Por eso Cristo desciende de la montaña, y con él sus discípulos. No ha sido  más que un alto en el camino que sube a Jerusalén.

Las palabras de San Pedro son el intento de detener la marcha hacia Jerusalén. Pero no  ha llegado aún la hora de complacerse en el triunfo. La Transfiguración del Señor es sólo  un anticipo de la Resurrección y un aliento para seguir caminando hasta que todo se haya  terminado, hasta que toda la voluntad del Padre se haya realizado en el abandono de la  cruz.

Jesucristo, el Señor, el Hijo de Dios, conduce a su Iglesia hoy por el mismo camino. Es  preciso que nos atengamos siempre a su palabra: “El que quiera venir en pos de Mí, tome  su cruz y sígame”.

 

Pbro. Miguel Adrián Rivera Salazar

Parroquia María Auxiliadora

Pastoral Juvenil Nacional de Costa Rica

Teléfono 25519078

correo electrónico: [email protected]

Skype: migue.rivera1974

Facebook: Miguel Rivera