Cerrar
GyS-CR Inicia Sesión
Scouts-CR
facebook instagram youtube twitter
Una familia muy diferente, un lugar muy especial.

Una familia muy diferente, un lugar muy especial.

septiembre 2, 2016242Views

Centro Scout Nocrich, Rumanía
Una familia muy diferente, un lugar muy especial.

A finales del año 2014, recibí información sobre un voluntariado en el Centro Scout Nocrich, en Rumanía. Con algún grado de timidez, logré contactar a los encargados de ese Centro Scout. Iniciamos el contacto y las entrevistas, todas en inglés, ya que es un requisito para poder participar. Presenté varios documentos que me solicitaban y logré que me aprobaran mi voluntariado por parte de la Asociación Scout de Rumanía quienes se comprometieron y trabajamos hombro a hombro por hacer este sueño una realidad. Busqué la autorización de Guías y Scout de Costa Rica para poder participar oficialmente como representante de nuestra Asociación y de nuestro país. El trabajo previo fue bastante duro, pero me sirvió para fortalecer mi carácter y mis sueños. Con la ayuda de mi grupo Guía y Scout, estuve haciendo actividades para recoger fondos para financiar el viaje. Vendí nudos, repostería, refrescos, ayudé en servicios de alimentación, hicimos ventas de garaje, en fin, todo lo que se nos ocurriera para financiar esta aventura. Previo al vuelo rumbo a Rumania tuve que volar hacia México para solicitar la Visa de estadía en Rumania, donde de igual forma mis amigos scout Graciela Jiménez y Charly Martinez me apoyaron mucho, me hospedaron hasta el momento de obtenerla visa.

El camino no fue sencillo sin embargo con esto reafirmo la teoría de que si uno tiene un sueño, por más lejano que lo vea, si se lo propone y trabaja por él, lo puede lograr.

El 7 de Abril del 2015 fue el día de mi partida hacia el Viejo Continente; con una maleta llena de ilusiones, expectativas, sueños y deseos de aprender, partí hacia Rumania, a un pueblo llamado Nocrich en el corazón de la región tan conocida de Transilvania.

Todo era nuevo, diferente, un poco extraño pero con el tiempo me fui adaptando y dando lo mejor que podía para aprovechar la experiencia al máximo. En ese año, la familia (así considerados los voluntarios en Nocrich Scout Centre) estaba conformada por jóvenes de Argentina, Republica Checa, Portugal y durante el verano por Rumanos.

A pesar de que es un Centro Scout, en el pueblo donde se ubica no había grupo Scout. Así que nos dimos a la tarea de poco a poco hacer renacer ese espíritu Scout en los chicos de pueblo hasta lograr reabrir la Manada y abrir la sección Tropa, que nunca había existido, con las cuales teníamos reuniones semanales, campamentos, actividades propias de cada sección, desarrollando 100% el aprender haciendo. Aquí se nos presentó un desafío, ya que ninguno de los dirigentes hablaba Rumano y ninguno de los chicos hablaba inglés, pero aplicando el método, logramos establecer la comunicación necesaria, suficiente para esos primeros pasos..

De momento no necesitábamos nada más que las ganas de desarrollar las actividades y de entendernos mutuamente, para que estas fuesen atractivas, los chicos continuaran asistiendo y siguiéramos creciendo juntos mano a mano.

Comenzamos a planear el trabajo entre los voluntarios. Nos dimos cuenta que al finalizar el verano, casi todos cumplían el periodo de voluntariado, por lo que nos propusimos sembrar una semilla en los chicos para que al llegar ese momento, ellos continuaran con los nuevos voluntarios que llegaran y no se perdiera el entusiasmo que tenían.

Aparte del Grupo Scout que estábamos formando, nos dedicábamos a planificar campamentos, recibir invitados de otros países que llegan durante el verano a las instalaciones del Centro Scout y cerrar el verano con el Campamento de Nocrich, un campamento internacional, planificado y desarrollado 100% por Jóvenes y para Jóvenes.

Dentro de las tareas propias del Centro Scout, nos dedicábamos a trabajar en el taller de cerámica, hacer nuestras propias creaciones, sin dejar de lado los productos como tazas, tazones, macetas y demás artículos propios para vender en la tienda Scout dentro del centro.

Al finalizar el verano, los encargados del Centro me presentan la propuesta de extender mi periodo de voluntariado; era una gran oportunidad por lo que, con las autorizaciones correspondientes, sin pensarlo mucho respondí que SI!

Con el pasar del año, en el otoño tuve la oportunidad de capacitarme como dirigente de manada y en el invierno poco a poco los demás voluntarios regresaron a sus hogares, hasta quedar sola trabajando en el Centro Scout Nocrich. Continué desarrollando las actividades con la manada y la tropa con la ayuda de un dirigente francés, Guillaume, que llegaba los fines de semana ya que vivía en Sibiu, la ciudad más cercana, a unos 30 km de Nocrich.

Este fue otro desafío: el invierno. Convivir por primera vez por tanto tiempo con la nieve, picando leña y haciendo el fuego cada día, ya que al ser una casa de tantos años en un pueblo tan rural, era la única forma para calentarla. Logré involucrarme mucho más con la comunidad, sus vecinos, su estilo de vida. Todos, especialmente María mi vecina, se preocupaban por mi estadía, visitándome diariamente.

En la primavera del 2016 nuevos miembros llegaron a la Familia, desde Portugal (Simone), Francia (Guillaume), Alemania (Carl y Tina), Argentina (Lourdes), Estados Unidos (Jeffrey), Rumania (Alin), Islandia (Solvi y Bjarni), todos trabajando para desarrollar el programa y dando lo mejor para hacer crecer el Centro Scout Nocrich.

Tuvimos campamentos de construcciones, campamentos internacionales, hasta el Campamento Nacional de Patrullas, el cual me dieron la oportunidad de coordinar.

Desafíos tuvimos muchos, los campamentos son muy distintos y por periodos más largos, el programa es un poco diferente e incluso el empoderamiento juvenil se ve en todos lugares, centros locales y secciones, siendo dirigentes, ocupando puestos a nivel Nacional, desde muy jóvenes.

Fue un periodo en el cual aprendí mucho sobre Rumania, su estilo de vida, el escultismo en ese y otros países; compartí con scouts de partes muy distintas del mundo, visite otros Centros Guías y Scout, visité a otros scouts en Inglaterra y Bélgica, lugares en donde me atendieron de una manera especial. Confirmé, por vivencia propia que somos una gran hermandad mundial…

Nocrich es un lugar que cambia nuestras vidas, nuestra manera de ver las cosas, nos hace crecer y conocernos mucho mejor, un lugar con una familia muy particular que siempre está dispuesta a ayudar, a dar apoyo, un hogar que permanece con las puertas abiertas para todo aquel que quiera ser parte de esta familia.

Nocrich Scout Centre es un lugar único que recomiendo a todos y como dicen por allá “todos debemos volver aunque sea una vez”

 

Tatiana Cuadra
Grupo Guia y Scout #21
Garabito San Ramon.
Voluntaria Centro Scout Nocrich

CONTACTOS

Dirección

Avenidas 10 Calles 13 y 15 San José, Costa Rica

Central telefónica

(506) 2222-9898

Fax

(506) 2223-2770

Apartado postal

2223-1000 San José

Correo

gysdcr@racsa.co.cr

UBICACIONES

waze google-maps
Sede Central

Avenidas 10 Calles 13 y 15 San José, Costa Rica

waze google-maps
Campo Escuela Yori

Pueblo Nuevo, Sarapiquí, Costa Rica

waze google-maps
Campo Escuela Iztarú

Iztarú, San Vicente, La Unión, Cartago, Costa Rica

RADIO GUÍAS
Y SCOUTS